Literatura, Poesía, Uncategorized

Doña Cristina

Doña Cristina está sola
Dime ¿ quién la acompaña?
¿Quién la protege del frío?
¿Quién habla con ella en las noches?
¿Con quién se toma el café en las mañanas?

Con su diminuto cuerpo desgastado
Doña Cristina camina las calles del barrio
Todos la saludan
Pero ¿Quién la acompaña?

El dolor se pinta de amor en su alma
Delante de la gente sonríe
Pero quizás en su mente habita la tristeza
La aflición de perder una hija
La agonía de no tener la persona amada.

Doña Cristina no se siente sola
Asegura que Dios la acompaña
Doña Cristina no tiene frío
Conversa con Dios por las mañanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s