Noticias, Periodismo, Uncategorized

Enfermos de Parkinson piden inclusión en Seguridad Social

Máximo Liriano, de 80 años de edad,  fue diagnosticado hace dos años con el  mal de Parkinson. Desde ese momento su lucha ha sido ardua. Cuidado en el hogar no le ha faltado, sin embargo, como cientos de personas que padecen la enfermedad en el país, su problema radica en que el Sistema de Seguridad Social  no les da cobertura.
“La seguridad social no nos reconoce como pacientes discapacitados y en verdad eso es algo ilógico porque una gente como nosotros no está apto para trabajar, no tenemos para cubrir la cuota para cotizar a la seguridad social privada”, afirmó ayer Francisco Henríquez, presidente de la Fundación Dominicana Contra el Mal de Parkinson, quien además padece la enfermedad.
Henríquez explicó que el Seguro Nacional de Salud (SeNaSa) debería cubrir la parte subsidiada  a muchos pacientes de escasos recursos que no tienen los medios para pagar  neurólogo o comprar los medicamentos cuyo costo asciende a 15 mil pesos mensual.
“Hay muchos enfermos esperando que nos reconozcan y establezcan un plan farmacológico que nos permita acceder a medicamentos de forma gratuita”, dijo durante una concentración realizada en el parque La Lira al conmemorase el Día Mundial de la Lucha contra el Mal de Parkinson.
En igual condición está    Paulino Durán,  de  75 años,  quien padece la enfermedad.  María Paulino, su esposa, lo sostiene mientras  explica que  él  trabajó   por muchos años y cuando pidieron su pensión por vejez quisieron negársela.
“El comenzó  a  trabajar en 1970  y cuando cumplió  casi los  setenta años ya no podía laborar  y lo sometimos en el  seguro nacional por vejez. Un año después no dieron la respuesta  que el no calificaba porque tenia cien cotizaciones” narró entristecida. Considero que el Gobierno debería tomar esa  situación en cuenta  porque son personas discapacitadas   que trabajaron un tiempo  y no tienen ninguna ayuda de ninguna parte.
Rafael Lamarche, director ejecutivo  de  la Fundación,   es testigo  de las vicisitudes  que atraviesa una familia de una persona enferma. Su esposa Belkis Colón, de  54  años,  fue diagnosticada, por lo que la cancelaron del trabajo y  le dieron  sus prestaciones,  “pero  la odisea  fue para  conseguir  una pensión  que mediante  lucha legal nos dieron   siete años después”. Lamentó   que no existan los mecanismos para afrontar la  enfermedad en el país, a pesar de que  180 personas identificadas tienen Parkinson, 30 en el Distrito Nacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s