Crónica, Periodismo

Juzgados de Instrucción de Madrid un lugar para imponer justicia

Juzgados de Instrucción Madrid, España.
Sede general de los Juzgados de Instrucción en Madrid España.

En los largos pasillos decenas de personas esperan, algunos sentados y otros parados, el momento en que se abra una de las puertas de las salas de audiencia de los Juzgados de Instrucción de Madrid. El agente judicial saldrá y  mencionará sus nombres indicándoles que deben entrar  a un lugar medianamente pequeño donde un juez determinará su culpabilidad o inocencia ante los hechos que se les imputan.

Las puertas se mantienen cerradas por largo rato, no se escucha nada hacia afuera; pero una vez que se abren, quien entra no puede salir hasta que no finalice la audiencia. Tanto el denunciante como el denunciado tienen su turno para exponer sus versiones acerca de los hechos. Los letrados (abogados), con la venia del juez, proceden a formular preguntas que les permitan contrastar las declaraciones emitidas y las pruebas presentada por las partes en litis.

El proceso se repite en cada caso, sin embargo, el fallo del juez es distinto. Como una visita con fines académicos acudimos a los juzgados acompañados de la letrada Beatriz Sanjurjo, profesora de la asignatura Legislación del Máster en Periodismo Digital que imparte la Universidad Antonio de Nebrija.

Bastaron cuatro horas para ver casos de custodia, robos, violación de leyes de tránsito y fraude. Todas las historias tenían sus matices, pero ninguna se quedó más clavada en mi memoria que la de un señor que fue condenado a pagar una multa porque intentó robar alimentos de un supermercado. Según testimonios, el señor trató de hurtar la comida porque hace tiempo está desempleado y sus hijos, precisamente ese día, no tenían qué comer.

Este caso me hizo razonar acerca de las dificultades económicas que atraviesan los ciudadanos españoles, pese a que España antes tenía una de las economías más estables de Europa.

Comparativa

Con mi experiencia cubriendo la fuente judicial en mi país, República Dominicana, lo más lógico fue que comparara los escenarios. En un momento me sentí en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, en el Distrito Nacional, claro, un poco más organizado.

Murales con los roles de audiencia , anuncios de cursos y especializaciones en distintas áreas del derecho y letrados de allá para acá vestidos con sus togas y con un manojo de papeles en las manos o en maletines.

Algo que me sorprendió sobremanera es que los abogados españoles  no dramaticen tanto al momento de hacer la defensa de sus clientes, hablan en un tono tan bajo que resulta difícil escucharlos.

Los procesos son prácticamente iguales en materia judicial, quizás porque tanto el derecho dominicano y español tienen sus fundamentos en el Derecho Francés. Pero creo que sería injusta si comparo los avances en materia jurídica de un país como España, que ha servido de ejemplo para muchos países latinoamericanos; con República Dominicana, donde aún el Poder Judicial es secuestrado por el partido de gobierno de turno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s