Periodismo, Reportaje

Las relaciones a distancia: ¿puede sobrevivir el amor?

El amor a la distancia se incrementa debido a la necesidad de las personas de buscar bienestar.
El amor a la distancia se incrementa debido a que, tras el bienestar económico y la superación personal, los miembros de la pareja se ven en la obligación de abandonar su país.
  • Un estudio demostró que las parejas de este tipo pueden ser más exitosas que las convencionales
  • La infidelidad es un riesgo latente en las relaciones a distancia. Sus causas principales son la falta de comunicación, de confianza y de cercanía
  • En Estados Unidos tres millones de parejas casadas viven separadas
  • El contacto por las redes sociales y las plataformas de chat representan un riesgo porque puede vulnerarse el derecho a la intimidad

Madrid, España. El trabajo, los estudios y el afán por conseguir una mejor calidad de vida han provocado, a nivel mundial, un incremento de las relaciones a distancia. La agitada vida moderna ha generado un amor que se sostiene a través del contacto por las redes sociales y las distintas plataformas  de chat para móviles.

El amor dividido por kilómetros de carreteras, millas de océanos y diferencias horarias no es algo moderno, pero las formas de comunicación desarrolladas actualmente para mantener el contacto, sí lo son.

¿Sobrevive una relación a distancia? Ante la pregunta, el terapeuta sexual y de pareja Fidel Valera asegura que sí. “Eso no es una quimera, un cuento de hadas o un imposible, o que la distancia marque una ruptura o una disolución definitiva del vinculo; pero varía mucho de persona a persona”, puntualiza.  Sin embargo, hace la observación de que si en la pareja hay un dependiente emocional, es casi imposible que pueda resistir a la falta de contacto físico.

Ana Simó, directora del Centro Vida y Familia
Ana Simó, psicóloga y terapeuta de pareja

Asimismo, la psicóloga Ana Simó, directora del Centro Vida y Familia, considera que este tipo de relaciones puede mantenerse solo si la promesa hecha se cumple; es decir, si la pareja mantiene el contacto por las diferentes vías posibles.

La experta en el tema de pareja precisa que si el compromiso de que se verán a cada cierto tiempo no se ve tronchado existen todas las posibilidades de que el amor a distancia funcione.

Al respecto, un estudio publicado por la revista Journal of Communication, elaborado por la investigadora Crystal Jiang, de la Universidad de Hong Kong, y el profesor Jeffrey , de Universidad Cornell  de Estados Unidos, sostiene que  pueden ser incluso más exitosas que las convencionales.

Jiang y Hancock afirman que cuando  las parejas se comunican por medios basados en mensajes de texto y correos electrónicos se esfuerzan más por conocerse e idealizan sus  conductas al no estar cerca, ya que intentan superar las barreras de esos medios.

Valera considera que una de las ventajas que toman las parejas que viven bajo ese régimen a distancia es que vuelven un momento especial el contacto, por lo que no se discute ni se reclama. “El encuentro debe ser afable, las personas que logran esto tiene  mayor éxito y durabilidad, pero es un trabajo de la pareja e individual”, aclara.

En ese sentido, Simó advierte que la compañía es muy importante y si la pareja se habla solo para controlar y asegurar exclusividad, más que la búsqueda de amor y entrega, puede entonces ser fatal pues se va perdiendo el amor y con mucha frecuencia entra una tercera persona en la danza.

Las personas que tienen este tipo de relación lo hacen por sacrificio, debido a que una situación no les permite estar juntos siempre, manifiesta la doctora Simó, quien explica que cuando la pareja tiene hijos la situación es difícil porque la crianza recae sobre una persona.

 Proceso traumático, la infidelidad

Cristina Pérez (nombre ficticio) ha tenido por más de 10 años una relación a distancia con su esposo, quien dejó República Dominicana para radicarse en España con la finalidad de conseguir un mejor futuro para su familia.

“Durante esa década mi esposo se dedicó a trabajar en restaurantes y enviaba dinero para la manutención de nuestros tres hijos, pero llegó un momento en el que él se apartó de nosotros. Ya no nos llamaba y se atrasó con las remesas, tras un tiempo nos enteramos por Facebook que tenía una hija fuera del matrimonio”, cuenta la mujer.

Cristina no podía aceptar esta situación, se había sacrificado para que su familia tuviera un mejor mañana y ahora tenía que superar una infidelidad por parte del hombre en el que había depositado su confianza.

La infidelidad es la consecuencia más común en las relaciones a distancia. Según el terapeuta Fidel Valera esto se debe a la falta de confianza, de comunicación, respeto y compromiso en la pareja.

“La fidelidad es un compromiso, una voluntad. Las ideas siempre se cruzan, pero tú eres quien pondera tus limites, el rompimiento de un compromiso no va a surgir porque sí”, indica Valera.

Mientras, la psicóloga Trinidad Aparicio Pérez precisa que la infidelidad es uno de los riesgos de estas parejas. En la distancia, las personas empiezan a sentirse más cercanas a quien les rodean, pudiendo surgir el interés y la atracción por otra persona.

¿Debemos confesar y perdonar la infidelidad?, Cristina le pidió tiempo a su marido para asimilar la situación y evaluar si lo perdonaba. “La honestidad siempre es lo más recomendable, entendiendo que se debe trabajar para ganar de nuevo la confianza de tu pareja, no pretender que por la confesión no hay necesidad de demostrar arrepentimiento”, asegura Ana Simó.

Ante esta situación la psicóloga recomienda: “manejar la infidelidad de la misma forma que como una pareja que vivan juntos. El que ha sido infiel debe demostrar con hechos su arrepentimiento y de nuevo tiene que ganarse la confianza de su pareja y el que ha sido traicionado debe darle tiempo al otro para que logre su objetivo. Es un tiempo difícil, donde se sufre mucho, pero si ambos ponen de su parte es salvable”.

Además señala que cuando la pareja tiene hijos la crisis debe manejarse de forma que estos no salgan afectados. Entiende que los padres no deben recurrir a victimizarse ante ellos para obtener el perdón.

Otros riesgos

Aparicio Pérez enumera en el blog Pensamiento Emocional los problemas frecuentes de las relaciones a distancia:

  1. Un enfriamiento. Puede ocurrir que con el paso del tiempo la relación se vaya enfriando. Se ha de tener en cuenta que dos personas enamoradas que viven en ciudades diferentes, deben tener como fin común vivir juntos o en la misma ciudad. En caso contrario, la relación no se podrá prolongar indefinidamente.
  1. Discusiones por quién se desplaza. Con el paso del tiempo puede resultar cansado. Lo que en un principio no importaba tanto ahora resulta más pesado. Discutir para que sea el otro el que se desplace, puede convertirse en algo habitual entre la pareja.
  1. Querer y no poder…Aquellas parejas que no dispongan de tiempo ni de dinero para viajar lo tienen más complicado. El interés por verse y por salvar distancias puede ser muy grande, por lo que los encuentros pueden ser casi inexistentes.
  1. Falta de confianza. El principal problema que puede surgir es la falta de confianza. No conocer su entorno o no formar parte de su vida cotidiana puede producir desconfianza, dudando de todo lo que cuente tanto en el plano sentimental, profesional como familiar.

Cómo mantener encendida la llama del amor

Uno de los procesos más difíciles de la relación a distancia es mantener encendida la llama del amor. La falta de contacto físico hace que se vuelva difícil poder sostener la pasión. Hay múltiples formas de tener un contacto erótico, sin embargo esto dependerá mucho de la seguridad y la confianza de la pareja.

“Esta parte es bien delicada pues entran en juego los códigos sobre la sexualidad, es decir a muchas parejas uno les recomienda tener intimidad telefónica, pero no les gusta, por eso, cada pareja debe buscar la forma de crear ese vínculo erótico donde ambos se sientan cómodos”, indica la directora del Centro Vida y Familia.

El sexting, fotografiarse en actitud provocativa o las partes íntimas y luego enviarlas a la pareja, es otra de las formas de mantener el erotismo. Pero como todo en la vida tiene su riesgo este tipo de recurso también. Las fotos y los vídeos pueden ser robadas y publicadas en la Internet y en el peor de los casos, puede ser la misma pareja quien lo haga en un momento de rabia tras una ruptura.

Otro aspecto relevante es que actualmente cibercriminales crean “malware” o virus para obtener las fotografías o vídeos que se envían las personas a través de sus teléfonos inteligentes y ordenadores, para luego chantajearlos.

Un estudio de la consultora Trend Micro alerta cómo se han creado virus para interceptar mensajes, robar contraseñas y contenidos personales. Según la investigación esta práctica se da mucho en Asia porque en los países como Japón existe un gran miedo al qué dirán y se busca mucho guardar las apariencias.

Los tres psicólogos coinciden en que en el amor a distancia todo se basa en la confianza y la comunicación, no hay una fórmula mágica para conseguir que el amor perdure o se acabe.

¿Qué opinan quienes han vivido este proceso?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s